Un equipo de ingenieros químicos reduce la contaminación en el agua

La cantidad de argentinos expuestos al arsénico en el agua llega a los cuatro millones.
Un estudio de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) ha revelado que es posible brindarle al ciudadano común un filtro de arsénico eficiente y de bajo costo. Su trabajo logró desarrollar un filtro de cerámica que permite reducir el 66% del arsénico en el agua.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define al arsénico como: “Un elemento natural de la corteza terrestre; ampliamente distribuido en todo el medio ambiente, está presente en el aire, el agua y la tierra, y en su forma inorgánica es muy tóxico”.

El arsénico en aguas subterráneas para consumo humano es una problemática a nivel nacional e internacional. Es uno de los principales contaminantes que se encuentra en una amplia región del norte y centro de Argentina, incluyendo la provincia de Santa Fe, Santiago del Estero y La Pampa.  Muchas zonas en el norte, centro y sur tienen niveles elevados de arsénico en las napas subterráneas y los sistemas para disminuirlo son costosos.

Alejandro Nadra, investigador del CONICET, explica que Argentina es uno de los cinco países que más arsénico tiene. La norma es que el agua filtrada no tiene arsénico pero la que proviene de los pozos sí.

La exposición constante a este elemento está asociada al cáncer, enfermedades neurológicas y cardiovasculares, problemas en el embarazo y otras enfermedades benignas. En Argentina se conoce este conjunto de síntomas como Hidroarsenicismo Crónico Endémico (HACER).

Infografía 2.png
Es un problema serio en la Argentina. (JG)

“Los síntomas del paciente son muy inespecíficos. Lo más importante es la sospecha por parte del médico. Tiene que tener presente si proviene de una región donde hay mayor concentración de arsénico”, explica Flavia Bertolozzi, médica especializada en pediatría.

Según el estudio:”Se decidió usar filtros cerámicos para la reducción de arsénico porque se buscó utilizar un material, que no requiere el uso de la energía eléctrica para su funcionamiento, pueda ser portable, económico y que no se necesite un costo alto para su fabricación“.

La posibilidad de reducir el arsénico un 66% de manera económica es un gran avance en la búsqueda de una solución. Sin embargo, esta reducción no es suficiente para las zonas de mayor contaminación. El Código Alimentario Argentino (CAA) establece en 0,05 miligramos por litro la concentración máxima permitida de arsénico en el agua. En tanto, el nivel considerado recomendable por la OMS es entre 0,01 y 0,02 miligramos por litro.

Infografía.png
No existe una única opinión sobre cual es el límite. (JG)

Alberto Viscarret, coautor de la investigación e ingeniero químico, sostiene que esta primera perspectiva es alentadora y que piensan seguir investigando para desarrollar un filtro que tenga una reducción aún mayor de arsénico.

Para saber más sobre la investigación, ingresar acá.

arsenico-718x1024.jpg
Contenido de arsénico en agua de muestras tomadas de redes públicas y pozos en Buenos Aires. (Fuente: Epidemiology of chronic disease related to arsenic in Argentina: A systematic review)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s